Revista cultural y literaria centroamericana

test

Lee lo más reciente:

domingo, 16 de junio de 2019

MÚSI/K/ - 'No es usual' toparse con discos así

Columna publicada anteriormente en el medio digital Barrancópolis de Guatemala el día 17 de mayo de 2016.


La celeridad del mundo se apodera de nosotros en la cotidianidad, reduciéndonos a esos seres emocionales e instintivos que suceden en la adrenalina, el sexo, la nostalgia, la estupefacción indomable de miles de shocks eléctricos y nerviosos que viajan trastabillándose en la corporeidad, y que amasan un ser impreciso que se diluye lentamente. Tal vez esta sea la descripción más acertada que se le puede dar a «No es usual», el disco de Tony Delgado liberado a los páramos de la indiferencia guatemalteca en 2012.
Delgado actualmente se desempeña como guitarrista de KIN, banda guatemalteca de rock exprimental.

Con su rock blues pop, el disco te engancha desde la primera rola Nada ni Nadie. Con batería y aplausos puedes sentir los destellos de la música hacer implosiones desde dentro de tus parpados, escurriéndose lentamente con el acompañamiento de la guitarra hasta tus extremidades, y la voz con enjuagues agudos que te atraen hacia el sopor de un estado alterado.


Las canciones se apegan a una influencia estricta de un rock que nunca muere, tal vez porque la condición humana no lo permite, o simplemente porque la subjetividad nos lleva a referirnos a esa época de la música como única e irrepetible. Influencias en la guitarra y el bajo de bandas como The Who, Hendrix, Sabbath, Zeppelin (y vaya Cristo a saber cuántos más hacen posible esta mezcolanza), pero con un estilo genuino e inconfundible que prende el pecho y lo eleva hacia las ganas de divertirte en la autodestrucción y la locura.

Santa María es otra de las canciones que captan la atención; perfecta para introducirla como soundtrack de algún corto que emule el anhelo metafísico de encontrar la muerte en alguna carretera a altas velocidades. – Un, dos, tres, cua… – Se escucha al inicio para que empiece la batería, el bajo y la guitarra a hundirnos en la relación de adrenalina y expectativa; la letra a manera de plegaria, pide sin remordimiento una muerte hermosa y contemplar el filo de lo desconocido.

El disco viene empaquetado sin una pizca de pretensiones (raro en Guate, ¿va?). Se escucha a todas voces los sonidos que influyen en el ritmo de su composición, pero realmente no aspira a ser una vil copia contemporánea de algo que ya se hizo muchas veces; no es sino una expresión coherente del espíritu, una línea de vida que se desata en los acordes arrastrados y llenos de energía que dispara la guitarra en Quiero ser libre, o bien, en la nostalgia suave y facturadora de rolas como Pensar, Buscando Pasión o bien, Soledad.

Tono Delgado
Delgado es originario de Jacaltenango, Huehuetenango.

Es tal vez en el estilo único y diverso que Tony le intenta dar a su disco, y por ello es también en donde recae la anonimidad del material. Echarse de un solo tirón las dieciséis canciones es todo un viaje y aburre de a ratos, no porque sean malas, sino al contrario, ¡el disco que se disparó él solo está demasiado bien hecho! Simple y sencillamente escucharlo una hora completa lo hace ecléctico, lo termina convirtiendo en algo de lo mismo, que muta a algo diferente, pero es lo mismo al final.

Antes de terminarse el disco (escúchenlo hasta el final, ya sea por pedazos o de una), existe Santa María (Versión Experimental); una rola bizarra, llena de distorsiones y un eco casi imperceptible que nuevamente te llenan de atención antes de reventarte con Sobras de Cerdos, una pieza con un bajo exquisito y lleno de cambios que no son insostenibles para la magistral guitarra.

Con Odis Odis se acaba el largo, pero no tortuoso viaje de este disco. Una tonada simple, a guitarra acústica, rica en composición y en armonía; una canción de amor melancólico con la que indudablemente todos podemos sentirnos identificados en ella, o al menos en la mayoría de sus partes.

Tony Delgado actualmente forma parte del grupo KIN; una banda que derrocha a mares el estilo propio de su rock blues pop. Hay que escucharlos para no dejarlos en el olvido, justo como a esta joya de disco perdido en la internet y la memoria.

Delgadillo II
Delgado viene de una familia de músicos, su padre y abuelo tienen historia sobre los escenarios.

Tony Delgado grabó todo el disco. En «No es usual», la batería, el bajo, la guitarra, los coros, y las voces, son ejecutadas por él mismo. Participó además en las mezclas y la composición de cada uno de los temas que integran el material.

1 comentario:

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas