Revista cultural y literaria centroamericana

Header Ads

¿Adoctrinamiento de violencia o desconocimiento literario? - Opinión

OPINIÓN POR RODRIGO VILLALOBOS / 16 DE NOVIEMBRE 2018

LAS OPINIONES VERTIDAS EN ESTA COLUMNA SON DE ENTERA RESPONSABILIDAD Y CRITERIO DEL AUTOR QUE LAS EMITE, Y NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA VISIÓN DE LA REVISTA.

La cultura en el entorno nacional es objeto de disgregación social, no todos tienen acceso a la educación (así como quienes la tienen no la obtienen del mismo nivel o calidad) y esta formación sesgada o mutilada no genera una ideología homogénea respecto a los conocimientos culturales a nivel nacional, y menos, sobre la comunidad internacional.

BANNER FILGUA 2018

Hace apenas unos meses, en el Fórum Majadas, se dio lugar a la Feria Internacional del Libro en Guatemala (FILGUA 2018) y durante este evento se acercaron diversos colegios e instituciones educativas de forma gratuita para fomentar el desarrollo literario de niños y adolescentes a quienes no se les cobró el acceso, pero adentro del recinto la realidad nacional igual persistía; uno de los stands más grandes era el de Nuestro Diario, los niños se acercaban a este puesto más que a cualquier otro punto de la FILGUA porque había juegos. El detalle a observar en este caso se debe a que bajo el lema de “formación para una Guatemala con lectores” en FILGUA los stands con literatura infantil quedaban opacados por un puesto que incluía en uno de sus banners publicitarios una noticia impactante de gente muerta y de violencia como si esta fuera su visión de idea cultural.

El gremio editorial por otro lado se mostraba abierto a los ideales de libros adecuados para distintas edades y con toda clase de precios, pero sin esa participación voluntaria que interactuaba con dicho medio de comunicación.



niños provenientes de diversos centros educativos durante la FILGUA
Participación de grupos de niños provenientes de diversos centros educativos durante la FILGUA 2018 dentro del Fórum Majadas.

No se trata de culpar al periódico amarillista, ni de señalar los costos elevados de algunos puntos de venta de literatura infantil, tampoco de la organización de la FILGUA, sino sobre cuál es la proximidad inmediata de cultura nacional que promueve estas preferencias, por ello se relega a espacios de menos interés lo verdaderamente literario, aun cuando nuestras editoriales nacionales estuvieran participando al lado de un montoncito de juguetes.

De seguir este adoctrinamiento de violencia social y de indisposición cultural, parece que tendremos un panorama cada vez más lamentable para el gremio editorial y también lamentable para nuestros futuros lectores guatemaltecos.


niños provenientes de diversos centros educativos durante la FILGUA

Desde las aulas se debe promover las maneras correctas para interactuar con un texto, no debemos perder la esperanza que aquellos alumnos, cual fuere su grado académico, aún tienen un desapego literario generalizado, es una herencia de generaciones que se ha enfrentado al mismo problema y es hora de realizar cambios en nuestra manera de comprender lo literario; al final, siempre hay opciones más allá de un periódico que día a día da muestras de nuestra conducta violenta, así que, ¿por qué no empezar por ver qué y cómo leen estas promesas de lectores a partir de ahora?


Rodrigo Villalobos


Publicar un comentario

0 Comentarios