Revista cultural y literaria centroamericana

Header Ads

Manuel José Arce: Ärbenz, el coronel de la primavera - Teatro

PUBLICACIÓN POR CARMEN BEATRIZ TOCAY / 7 DE FEBRERO 2019


Árbenz, el coronel de la primavera, es una obra de teatro del dramaturgo guatemalteco Manuel José Arce, escrita en 1985 durante su exilio en Francia. Fue estrenada en Albi ese mismo año.  Es una obra en la cual es justo reconocer la labor historiográfica de Arce, ya que tuvo la hazaña de elaborar un trabajo minucioso de documentación histórica, así como algunas entrevistas que realizó a algunos testigos radicados en Francia, por lo que viajó para obtener información, esto con el afán de presentar la verdad histórica. Entre los datos interesantes acerca de la propuesta teatral, está la aclaración que Arce escribe en su Carta a trigo:

«(...) Traducir todo eso a un código de unidad es conflicto, cada escena era un proceso dialéctico de oposición de contrarios, que debía llegar a una síntesis y a una solución. Además, tenía que ser teatro. Además, historial fiel» (García, 2009).

El proceso de creación de la última pieza teatral de Arce lo llevó a realizar un mapa histórico desde primera instancia por medio de una línea de tiempo que partía en 1930 hacia 1954.  Al terminarla se percató que el espectáculo duraría aproximadamente seis horas, por lo cual decidió recortar la obra hasta llegar a la duración de una hora y media que concebía las dos últimas semanas del gobierno de Árbenz. Ese mismo texto fue el que publicó por primera vez en Guatemala la Revista Alero en 1991, y además la versión original fue enviada y guardada por Julia Vela y Roberto Díaz Gomar. Tal como aduce Arce:

«(...) Empecé a recortar… Llegué a cuatro, a tres, a dos horas, ¡a una hora y media! Concentré todo el tema en las dos semanas finales del periodo histórico que había escogido y empezamos los ensayos. Guardé, por supuesto, la versión original –que por cierto ya está en Guatemala en buenas manos...» (García, 2009).

Entre tanto el texto se presta para realizar una confrontación con la verdad histórica, por ello a continuación se presenta una breve comparación entre cuatros escenas de la obra de teatro y lo que han documentado los historiadores Piero Gleijeses con La esperanza rota y Romeo Cruz Muñoz con Guatemaya: su revolución y primavera.

Portada del libro Arbenz el Coronel de la Primavera por Editorial Cultura
Portada del  libro Arbenz el Coronel de la Primavera por Editorial Cultura

El texto se compone de personajes históricos entre ellos el presidente Jorge Ubico, a quien el autor hace notar sus características psicológicas, sus relaciones amistosa y políticas con Estados Unidos, así como la alianza con la UFCO.  Los datos que refiere Gleijeses son similares:
                                                                                      
«Soy el General Jorge Ubico, presidente vitalicio de Guatemala, por la gracia de todos los dioses y de la United Fruit Company. Como pude comprobarse por el irrefutable testimonio de mis fotógrafos personales, me parezco mucho a Napoleón Bonaparte, pero yo soy más grande que él; mido un metro y ochenta centímetros, honorable acento texano y recorro este país en motocicleta, No tengo enemigos: todos están muertos. Tampoco amigos: el pueblo me teme y me odia... Pero tengo, en cambio, muy buenos aliados: el Gobierno Norteamericano, las compañías norteamericanas y el ejército norteamericano...» (Árbenz, el coronel de la primavera, 2013).

«Las amenazas de Ubico a sus enemigos eran evidentes: “Yo no tengo amigos, sino enemigos domesticados” ... Ya en 1923, un funcionario estadounidense había observado este rasgo de Ubico: Durante la hora y media que pasé con el general, me impresionó la franqueza casi anglosajona del hombre. Es lo que así se conoce como un tipo blanco, no contaminando por la mezcla de sangres… Sin embargo, el ascenso del general Ubico a la presidencia fue el ascenso de un dictador. Tiene el complejo de sugestión y se imagina que es Napoleón, a quien efectivamente se parece mucho. Esta condición psicológica es evidente cuando uno entra a la sala de su casa. Hay bustos de Napoleón en lugares visibles… Encima de esas estatuas hay una fotografía grande del general Ubico... Ubico cooperó con el mantenimiento de relaciones armoniosas con el personal militar de los Estados Unidos… según Gounther dijo: “Las relaciones entre los Estados Unidos y Guatemala son excelentes en todo sentido; nunca antes fueron mejores”... El tratamiento de Ubico a las compañías estadounidenses fue ejemplar… La UFCO cosechó los beneficios de un gobierno dictatorial» (Gleijeses, 2008).

El bloqueo de ventas de armas a Guatemala había empezado desde 1949 según datos históricos, pero es hasta 1954 cuando Guatemala adquiere las armas en Checoslovaquia:

«Los Estados Unidos han interpuesto un bloqueo diplomático, económico y militar contra Guatemala. Ningún país occidental se atreve a vendernos elementos de defensa de ninguna especie» (Árbenz, el coronel de la primavera, 2013).

«Los Estados Unidos se habían negado a venderle armas a Guatemala desde 1949… En 1951 empezaron a frustrar los intentos de la administración de Árbenz por comprar  armas en otros países» (Gleijeses, 2008).

Entre otros de los personajes históricos está el teniente Silva Girón, quien estaba a cargo del frente de Gualán, luchó incansablemente con treinta hombres, nunca recibió ayuda por lo que fue derrotado, Cruz Muñoz alude que el combate duró veintiséis horas:

«Sliva Giron: Mi Coronel: lo saluda el teniente Silva Girón... Tenemos cuatro días de estar tratando de comunicarnos con ustedes... hemos tenido seis combates... hemos logrado rechazar las fuerzas enemigas con solo treinta hombres... hemos sufrido numerosa bajas... he estado enviando heridos y prisioneros a la retaguardia y no re recibido ninguna respuesta... cambio» (Árbenz, el coronel de la primavera, 2013).

«En un acto personal, el teniente César Augusto Silva Girón decidió hacerles frente a los rebeldes en Gualán, con 30 soldados mantuvieron 26 horas de fuego, logró que los rebeldes se replegaran. Las fuerzas de Silvio Girón no recibieron ayuda ni esfuerzos y fue tomados prisionero por los oficiales del propio Ejército Nacional por desobediencia, esto significaba que no habría enfrentamiento armado sino entrega a los insurgentes» (Cruz, 2005).

El personaje principal es el presidente Árbenz, quien decide renunciar a la presidencia dejando al mando al coronel Carlos Díaz, tanto en la obra como Gleijeses confirman que Árbenz se reunió con su gabinete de gobierno para anunciar su renuncia, mientras Cruz Muñoz da los datos de su discurso dirigido a la población emitido por la TGW:

«Árbenz: Señores ministros: les he convocado para informales que, tras de haberlo meditado serenamente, he tomado la decisión de presentar mi renuncia a la presidencia de la República y de entregar el mando de la nación al señor Ministro de la Defensa Nacional, Coronel Carlos Enrique Díaz.» (Árbenz, el coronel de la primavera, 2013).

«“Está resuelto renunciaré hoy”… Arbenz había aceptado renunciar a favor de Díaz y anunciaría su renuncia a las 9:00 p.m.... Poco después, hacia el final de la tarde, Árbenz se reunió con el gabinete» (Gleijeses, 2008).

En su discurso de renuncia emitido por la TGW dijo lo siguiente:

«…He tomado una dolorosa y cruel determinación: después de meditarlo con una clara conciencia revolucionaria, he tomado una decisión de gran trascendencia para nuestra Patria, en la esperanza de detener la agresión y devolverle la paz a Guatemala. He determinado abandonar  el poder y poner el mando del Ejecutivo de la Nación en manos de mi amor, el Coronel Carlos Enrique Díaz, jefe de las Fuerzas Armadas de la República» (Muñoz, 2005).

Al final de la obra los Ajau y las Teshel narran los principales acontecimientos sobre la vida de Árbenz desde su asilo en la embajada de México, así como su exilio junto a su familia, Gleijeses apunta la denigrante forma en que fue tratado en el aeropuerto, lo difícil que fue estar en el exilio y su deseo por regresar al país. Pero lo más interesante del texto es el parlamento de Coro de Masehuales porque ellos anuncian la verdadera forma en que murió Árbenz, ya que varios historiadores no hacen mención de tal hecho:

«Ajau 1º: El coronel Árbenz se asiló en la Embajada de México en donde permaneció junto con más de tres mil refugiados durante tres meses sin pronunciar palabra.
Teshel 1ª: Cuando salió hacia el exilio, él y su familia fueron objeto de las más innobles vejaciones en el aeropuerto por parte del nuevo gobierno de Guatemala.
Ajau 2º: Por muchos años recorrió una gran cantidad de países con la obsesión permanente de volver a Guatemala.
Teshel 2ª: Un día supo que su pensamiento comenzaba a volverse realidad...
Ajau 2º: Árbenz volvió al continente americano.
Teshel 1ª: Llegó a México para integrarse como un combatiente más a las guerrillas.
Ajau 1º: Pocos días antes de la fecha fijada para su ingreso clandestino a la patria...
Teshel 1ª: Lo encontraron electrocutado en la pañera de su apartamento.
Coro de Masehuales: Los apartamentos del piso superior e inferior al suyo, habían estado ocupados por enigmáticos, ciudadanos norteamericanos... había cables de alta tensión conectados a las cañerías de agua...» (Árbenz, el coronel de la primavera, 2013).
                                 
«Ciudad de Guatemala, 11 de septiembre de 1954, 10:00 p.m. varios automóviles se alejan a toda velocidad de la Embajada mexicana. Jacobo Arbenz y su esposa son conducidos al avión que los llevará a México. Después de la demora de más de dos meses. El derrocado presidente tuvo que quitarse toda la ropa y dársela a los funcionarios de inmigración. Mientras se desvestía los periodistas y fotógrafos se agolpaban alrededor suyo, “los primeros tomando notas, los segundos fotos de cada paso del procedimiento entrega de sobretodo, entrega del saco entrega del pantalón, etc.”» (Gleijeses, 2008).

«En México la acogida fue fría… Esos fueros años difíciles. Árbenz tuvo que soportar más que el odio y desprecio de aquello a quienes Washington había entronizado en Guatemala.  En 1960, Jacobo y María se trasladaron a La Habana… Para los triunfantes castristas, Árbenz era un símbolo del fracaso… Por fin en 1970, se le permitió regresar a México, pero con una visa que tenía que ser renovada en el extranjero cada seis meses. “Mi deseo es vivir mis últimos momentos cerca de Guatemala”, le dijo a un periodista en octubre. Era un hombre solitario cuando murió el 27 de enero de 1971» (Gleijeses, 2008).

Manuel José Arce Leal
Manuel José Arce (1935 - 1985), nacido en la Ciudad de Guatemala, fue poeta, dramaturgo, narrador, periodista y columnista. Es considerado uno de los escritores más relevantes del país de la segunda mitad del siglo XX. Fuente: https://lahora.gt/premio-editorial-universitaria-de-poesia-manuel-jose-arce-2018/

Entre las técnicas teatrales que Arce sugiere está la de creación vivencial de Constantin Stanivslavski, que refiere «El arte de la vivencia es el arte que pretende influir en el público a través del sentimiento interno de la creación artística» (Stanislavski, 2001).  Con el termino de ‘vivencia’, Stanislavski pudo definir una nueva forma de arte actoral alejado del teatro común y de artificio. Arce acota que el actor que interpretará a Árbenz debe distinguirse entre todos los actores en cuanto a la interpretación porque debe caracterizarse por crear al personaje por medio del arte vivencial.

«Sugiero que el personaje de Árbenz y las escenas en las que él participa sean tratados stanislavskianamente, con un proceso de creación vivencial de personaje profundo. En tanto que, en otros pasajes, podrá jugarse con caricaturas, clichés y con una frecuente ruptura del clima teatral por extrañamiento» (Árbenz, el coronel de la primavera, 2013).

Para que el actor pueda tener el proceso de creación vivencial debe poner en práctica varias estrategias para conseguir una actuación que sea plena en realidad, la primera es la ‘estrategia del texto’, que consta en que el Yo Actor se permita tener un acercamiento con la obra así como un análisis de la misma, en que se toman en cuenta la información que el Arce ha aportado en el texto, que sirve para  la comprensión de los personajes, la época y el entorno  que el dramaturgo ha creado; la segunda consiste en la ‘estrategia del equilibrio’ en que el Yo Actor, dispone de su capacidad para relajar su cuerpo de las tensiones físicas y psíquicas lo cual conlleva al impulso de la creación; la tercera la ‘estrategia de la imaginación’ Stanislavski decía que la imaginación crea lo que en la vida real es irrealizable.  Por lo tanto la imaginación es la base de impulso, que hace despertar en el Yo Actor sus emociones, y para lograr el impulso se vale del ‘sí mágico’  que es el punto de partida para que el 'Yo Actor' se coloque en la piel o el lugar del Yo personaje (en este caso el presidente Árbenz),  lo que se logra por medio de la empatía; la cuarta ‘la estrategia de la memoria’, se vale del recuerdo para revivir el sentimiento, en donde el Yo Actor acude a factores como la memoria emocional que estimulará el sentimiento del recuerdo y la memoria emocional lo hará a partir de las sensaciones del recuerdo, ambos se combinan para que actor pueda lograr organicidad con el Yo personaje; la quinta es la ‘estrategia de la improvisación’ se centra en ‘el trabajo de la acción’, que consiste en que a través de una acción justificada se podrá conseguir un sentimiento verdadero, es decir una vivencia que ayuda a que el Yo actor se abandone para poder interpretar al Yo personaje, ya que según Toporkop para poder crear la verdad sobre el escenario, hay que cultivar la capacidad de sentirla; y la sexta estrategia de la comunicación, implica que en la representación debe hacer una triple conexión entre el actor mismo, con su partenaire y con el público.

Por otro lado se contrapone la segunda acotación de Arce en que refiere que las demás escenas en donde no aparezca el personaje de Árbenz  se debe utilizar la técnica teatral del extrañamiento o distanciamiento de Brecht, efecto que consiste en destacar las ideas centrales de la obra sin intentar que el público se vea inmerso en un mundo ilusorio, para Brecht era necesario que el distanciamiento emocional del espectador ante la obra, ya que el objetivo se centra en que el público debe reflexionar de una forma crítica y objetiva. Con esto se forja lo que es el ‘teatro épico’ porque a través de este se logra transformar al espectador en un observador, a quien se le enciende la capacidad de raciocinio y al cual se le estimula su pensamiento crítico, que conlleva a la conciencia social real del público. Por lo tanto, Arce lo que quiere en su obra es que el público logre solamente identificación con el personaje de Árbenz, pero al mismo tiempo quiere lograr que el espectador tome conciencia social o bien memoria histórica con los hechos en la obra, es por ello que hay escenas donde se narran los hechos y no hay actuación porque no se pretende un efecto catártico sino de distanciamiento.

JACOBO ARBENZ GUZMAN
Jacobo Árbenz Guzmán (1913 - 1971) fue un militar y político guatemalteco, ministro de la Defensa Nacional (1944-1951) y presidente de Guatemala (1951-1954). Perteneció al grupo de militares que protagonizaron la Revolución del 44.  Fuente: Guatemala.com

Bibliografía y referencias:
  • Cruz Muñoz, Romeo. (2005). Guatemaya: su revolución y primavera. Guatemala: Editorial Piedra Santa , 2005. 831 p.
  • Gleijeses, Piero. (2008). La esperanza rota, La revolución guatemalteca y los Estados Unidos 1944-1954. Guatemala: Editorial Universitaria, 2005. 619 p.
  • García González, Jorge Gerardo. (2009).  Manuel José Arce: La teatralidad de la rebelión (Tesis Licenciado en Letras). Universidad de San Carlos de Guatemala, Guatemala.
  • Rocamora Braceli, Natalia. (2015). La super-estrategia de Stanislavski: motivos de un método para la interpretación del actor contemporáneo. Granada.
  • Stanislavski, C. (2001). La construcción del personaje (10 ed.). Madrid: Alianza.
CARMEN TOCAY

Publicar un comentario

0 Comentarios