Revista cultural y literaria centroamericana

Header Ads

Dracarys al episodio final de Game of Thrones (Spoilers) - Opinion


RESEÑA POR HENRY VARGAS ESTRADA / 20 DE JULIO 2019 


ADVERTENCIA: Si usted no ha visto el episodio 6 de la temporada 8 de Game of Thrones, le invitamos a volver cuando lo haya hecho, pues hay spoilers más adelante.

Tyrion Lanister  en una de las escenas del trailer del episodio final.
Tyrion Lanister  en una de las escenas del trailer del episodio final.
 Fair use for journalism, Copyright for HBO.
Es difícil cuando una serie tan larga termina. Normalmente en esta clase de episodios finales se espera muchas cosas. Quizás risas, llanto o sorpresa. Pero siempre queda la certeza de un viaje. Al fin y al cabo, ¿qué es lo que en realidad importa?

Me encantaría decir que estoy contento. Sin embargo, tampoco me enojo. La última temporada de Game of Thrones trajo muchas cosas, y casi todas muy rápido. Del mismo modo confirmó algunas teorías y dejó fuera otras. Eso sí, la indiferencia no tuvo materia.

Poniente es una tierra llena de sorpresas. George R.R. Martin creó un mundo fascinante, sociedades, religiones pero sobre todo personajes. Para nosotros los lectores de los libros eso siempre fue importante. Después de todo, cada capítulo empieza con el nombre de un personaje.

Game of Thrones es una alegoría del poder. Es una historia sobre la historia de la humanidad, sobre nuestros vicios y aciertos. En el mundo real no hay chicas que liberan pueblos y que son siempre justas. En el mundo real cualquiera puede volverse un tirano.

El descenso de Daenerys fue un giro bastante abrupto. La temporada final en si fue bastante abrupta. Pero decir que no, eso no lo creo.

Martin siempre trató de romper con los estereotipos. Su amor por la historia lo llevó a tratar de convertir a la clásica fantasía tipo Señor de los anillos en un drama político en donde nada es lo que parece. Game of Thrones fue eso por ocho temporadas. Las muertes, los giros, las falsas pistas, todo fue una falsa alarma para darnos cuenta de la realidad: los héroes no siempre ganan y el idealismo muchas veces no sirve.

Estoy seguro que la decepción viene de lo que se esperaba. En fin, ¿cómo terminar una historia que siempre buscaba la sorpresa frente las clásicas ideas? A mí me parecía imposible. Quizás Martin pueda, pero eso puede que no lo sepamos pronto. Weiss y Benioff sin tener el talento de Martin, hicieron lo que pudieron. A mí me queda una extraña resignación.


Arya Stark en una de las escenas del trailer del episodio fina.
Arya Stark en una de las escenas del trailer del episodio fina.
 Fair use for journalism, Copyright for HBO.
Al principio les dije que me encantaría estar contento. De la misma manera les digo que también me gustaría estar furioso. Desgraciadamente no puedo. No soy capaz de ventilar mi ira de manera tan irracional. Esta temporada fue mediocre, apresurada y extraña. Sin embargo, no puedo decir que el final no me guste.

Martin comentó que deseaba que su final fuera agridulce. Cuando lo dijo, evocó a Tolkien y la hermosa partida que Frodo emprendió hacia los puertos grises. En aquel entonces, la comunidad se separó y es muy posible que nunca se volvieran a ver.

Game of Thrones terminó con la sensación de que las cosas pudieran estar mejor. Pero si es fantasía, ¿no? ¿O es realidad? Ya no estoy seguro. Mucho tiempo pasó. Muchas expectativas. Solo el tiempo dirá si disfrutamos este sueño de primavera.

HENRY VARGAS ESTRADA

Publicar un comentario

0 Comentarios