Revista cultural y literaria centroamericana

Header Ads

Attack on Titan: o la muerte del hype- Reseña

RESEÑA POR HENRY VARGAS ESTRADA / 31 DE JULIO 2019 

Attack on Titan es una serie de animé compuesta por 59 episodios divididos en tres temporadas. Cuenta la historia de una población humana aislada detrás de unos muros y que es hostigada por unas criaturas llamadas “titanes”. La serie se centra en un grupo de jóvenes miembros del ejército que luchan contra estas bestias. El siguiente artículo es una reseña de toda la serie.


atack on titan art
Serie Atack on Titan de  NHK General TV

Introducción

El animé es un fenómeno global. Cada día, miles de fanáticos se ponen al frente de sus pantallas y observan a personajes animados con ojos grandes haciendo toda clase de cosas. Las temáticas de este tipo de series pueden variar, encontrándonos con muchos géneros y estilos. No obstante, siempre existen ciertos destacados.

A lo largo de mi vida me he encontrado con el choque de gustos, algo que en este medio es muy común. Generalmente, vamos a lo popular, aunque siempre hay excepciones. Yo puedo decir que en mis veintitantos años de vida pude alejarme de lo común muchas veces, eligiendo series que se desviaban de lo usual. Es por eso que quizás Dragon Ball no me causa tanta afición como a la mayoría de personas. Pero esa es otra historia.

No quiero desviarme mucho del tema. Mi intención al mencionar esto viene de mi cierto alejamiento con las cosas nuevas. Yo, como pocos aficionados al animé, no estoy tan metido en todo esto de los animés “por temporada”, por lo que a veces peco de snob. Quizás mi ignorancia hacia lo nuevo tenga que ver con algo en particular.

En 2013, Attack on Titan era "eso" nuevo. Estaba en boga. Era de lo que todos hablaban. En aquellos tiempos me encontraba en internet con gente diciendo que era más delicioso que la Coca-Cola, lo cual me parecía raro, pues lo normal es que el hype resulte en decepción. Y eso fue lo que pasó, al menos al principio.

Recuerdo que vi la serie con cierta aprehensión. Luego de 18 episodios, la dejé y declaré que no era para mí. Seguí con mi vida como si nada. 

Pasaron los años sin mucho. Vino la segunda temporada y seguí ignorando el fenómeno. Luego vino la tercera y la gente hablaba, pero yo no escuchaba. Así seguí hasta hace tres semanas. ¿Pero qué fue lo que me hizo cambiar de idea? Nunca pensé que este día llegaría.

¡Todo fue por el giro! La gente hablaba de él como con casi todo lo que de esta serie: como lo mejor. Y a mí, como siempre, me valió madre. O al menos hasta que averigüé de qué se trataba… Pero no se preocupen. No les voy a arruinar nada.

En fin, resulta que me devoré la serie en las últimas tres semanas. La vi como un poseso, absorbido por cada cosa que pasaba. Aquí están mis opiniones sinceras.

Reseña

La primera temporada acepto que es difícil de definir. Por un lado tiene valores de producción excelentes, con gran animación y un soundtrack espectacular. Por otro podríamos decir que suele exagerar un poco en las emociones y jugar con el espectador de maneras innecesarias. Así mismo podríamos hablar del ritmo lento y el abuso de flashbacks, lo cual ayudaría a llevar a la serie a cierta mediocridad que no necesariamente es mala.

Y es que, para ser sinceros, no podemos ignorar las fallas de la serie. El concepto de supervivencia que propone (o sea, humanidad versus titanes) es interesante, pero puede volverse aburrido rápido. Una de las cosas que tiene el género de “zombies”, (porque sí, Attack on Titan puede entrar perfectamente en este rubro) es que la amenaza se vuelve repetitiva. Además, los personajes de este animé suelen caer en lo unidimensional, recurriendo a ciertas características para ser definidos. 

Eren, el protagonista, es un caso perfecto para estudiar este problema. Su personalidad es agresiva y sus arrebatos de ira y llanto suele ser muy molestos. Esa frustración que suele tener en todo momento hace difícil conectar con él. Agreguemos a esto el hecho de que no cambie en toda la temporada y tenemos un ganador para personaje blando y aburrido.

Sí, entiendo que puede ser complicado ver algo así. Afortunadamente, todo cambia un poco en la segunda temporada, la cual mejora sustancialmente. Esta temporada es mucho más profunda, y aunque es más corta, se dedica a desarrollar a personajes secundarios con historias llamativas, eliminando el problema de la gran cantidad de personajes desechables que tenía la primera.

Creo que el éxito de la segunda temporada también tiene mucho que ver con los nuevos elementos, especialmente ese que tiene que ver con la “infiltración” y con las relaciones de confianza. No revelaré más acerca de esto, pero es algo excelente de la segunda temporada.

Ahora bien, la verdadera estrella del show es la tercera temporada. Esta temporada lleva las cosas a un gran nivel. Hay muchas revelaciones impresionantes. Además, la acción cambia y se vuelve fresca e interesante. Podemos decir también que las revelaciones finales arreglan muchos de los cabos sueltos (o vacíos argumentales) que podría tener el inicio. Uno de sus aciertos es balancear las diferentes personalidades y expandir las buenas cosas que se introdujeron en la segunda, dejando así un final bastante bueno y que abre grandes posibilidades para la continuación. 

Opino que la tercera temporada termina todos los vicios, pues por fin se miran los cambios en los personajes (sí, hasta Eren cambia) y en todo el argumento. Los últimos episodios de esta temporada terminan de cerrar muchas tramas y desenredan casi todos los hilos. El giro que todos hablaban es algo bastante sorprendente.

Y como dije al principio, no voy a revelarlo. Eso sí, voy a decir que me parece bastante apropiado para lo que pasa en toda la serie. Los elementos históricos y emocionales que tiene transforman a una simple serie de “zombies” en algo mucho más (siendo sinceros) interesante.

Quiero terminar diciendo que estoy muy complacido con esta experiencia. Quizás no haya caído en el hype al principio, pero estoy contento de haber visto Attack on Titan con la cabeza fría y sin los prejuicios comunes. Esto prueba que muchas veces las bajas expectativas ayudan a mejorar una experiencia.

Conclusión

Entonces, ¿se debe ver Attack on Titan? ¿Hay que caer en el hype? Es difícil de decir. Creo que es una serie que evoluciona muy bien y se sale del molde. Y eso es un cumplido que no se le puede decir a todo el mundo.

HENRY VARGAS ESTRADA

Publicar un comentario

0 Comentarios