Revista cultural y literaria centroamericana

Header Ads

LIBRO - El caso de dos ciudades: más que una novela policíaca

Fue quizá hace cinco años que obtuve en préstamo de un amigo la novela Muerte de una Heroína Roja de Qiu Xiaolong, novela policíaca china ambientada en los años noventa. Esta es la primera de una saga de 11 libros (de momento hasta diciembre 2019) que me ha acompañado en los últimos cinco años como la colección de mis favoritos.

Al punto que he preferido leerlos en su idioma original antes que buscar la facilidad de las versiones traducidas, aun si estas son de Tusquets o Punto de Lectura; que se puede apreciar que se han esmerado por darle la mayor proximidad a los textos, a excepción del segundo título  de la serie: A Loyal Character Dancer que tradujeron como: Visado Para Shanghai; en el que la decisión del departamento de mercadeo habrá pensado que La bailarina con el cartel de la lealtad o del carácter de lealtad no sonaba muy comprable.

El Bund de Shanghai, imagen de
De Georgio - Fotografía propia, CC BY-SA 3.0, h

Esta serie de novelas están ambientadas en Shanghai y protagonizadas por el carismático e intelectual policía y poeta chino Chen Cao; quien ha sido producto de su tiempo (Revolución China, Revolución Cultural de Mao y la Modernización de la Nueva China luego de las políticas del camarada Deng Xiaoping). 

La primera entrega es Muerte de una Heroína Roja, le sigue Visado para Shanghai, Cuando el Rojo es Negro y la que nos ocupa en esta oportunidad es El Caso de dos Ciudades. 

Chen Cao, quien es la figura central de estas novelas, trabaja como Inspector Jefe de la unidad de homicidios y luego en la de homicidios políticos; tiene por finalidad y encargo de sus cuadros superiores dejar que estas situaciones no trasciendan, por la seriedad de los personajes involucrados (políticos, modelos del partido, antiguos asesores, altos cargos del partido comunista chino), a convertirse en una amenaza para la estabilidad o la nueva imagen de la china en modernización en los años 90; o evitar que los casos de corrupción que surgen a la posibilidad de adquirir propiedad o empezar pequeños negocios en el naciente nuevo modelo económico chino.

Antes de destripar esta historia con información que puede leerse en la misma o en resumenes tambien disponibles en red, es de mi ineterés recomendar esta saga por las siguientes razones.

Novedad: para el lector latinoamericano es interesante adentrarse en el conocimiento de parte de la cultura china; sirve como parangón para comprender este país en su contexto actual (al menos como un panorama general); no hay que olvidar que se trata de una cultura milenaria, además de ser el país más densamente poblado del mundo y que sin duda muchísimos aspectos quedarán de largo; sin embargo Qiu Xiaolong, comprende que sus lectores son occidentales, y hará lo posible por hacerles comprensible que ciertas circunstancias son vividas como producto de determinados hechos históricos. 

Portada de A Case of Two Cities de Qiu Xiaolong  por Minotaur Books

Exotismo: leer el Caso de dos Ciudades y las anteriores es adentrarse en un mundo totalmente diferente del nuestro, las descripciones de paisajes, modos de vida y comidas, sirven para que el lector se adentre en la lectura y deba necesariamente apoyarse de un motor de búsqueda o de alguna guía de viajero para iluminar en la mente los lugares que describe. 

Misterio: en Caso de dos Ciudades la complicación en la trama será un hecho usual; Qiu mantiene descripciones de hechos de forma realista; muy a la manera de Arthur Conan Doyle los casos de las novelas se resolverán gracias al uso de la deducción, el encanto del personaje, los cabos sueltos que han dejado los antagonistas y las pasiones de los involucrados.  

Comida: tanto para el té como para la comida china, las descripciones son ricas; constantemente puede el lector encontrase con vívidas descripciones de sabores, olores  e incluso modos de preparación de platillos tradicionales chinos; así como la desmitificación de algunos otros  que no lo son.  

Poesía tradicional: en los momentos adecuados hay insertos de traducciones de poetas tradicionales chinos que sirven como forma subliminal de comunicación entre los personajes o de algún modo determinan o explican el momento preciso de la trama.

No hay Mary Sue: hecho que añade mayor valor a esta serie de novelas es que el personaje se encuentra limitado y vulnerable, ante el Partido, los oficiales corruptos, miembros de triadas, sus sueños y sus propias circunstancias de pobreza y recursos limitados dentro del departamento de policía. Si Chen Cao logra salir bien librado, es gracias a su intelecto y al apoyo de los amigos y colegas que va ganando en el camino.

Del Caso de dos ciudades puedo destacar de manera positiva que Qiu ha sabido presentar un personaje aun más vulnerable y al cual ha sacado de su zona de confort: ya por la revelación de la conspiración final de la trama, y  porque le ha sacado del país para resolver un caso en St. Louis, Estados Unidos y en Shanghai.

Mantiene los elementos de gusto del lector: personajes realistas, con sueños y expectativas, limitados y en proceso de transformación; descripciones de las ciudades, tradiciones y comidas.

Lo que no he disfrutado tanto de esta novela es el proceso de resolución de los hechos; la conclusión ha resultado un tanto forzada o rápida y se comprende quizá por el corto tiempo o cantidad de páginas que pudieran haberle asignado al autor para completar la historia. Sencillamente era un libro que daba para más y que podría haber completado los hechos, pero habría resultado en un libro mucho más extenso. 

La derrota del personaje en lo sentimental resulta un hecho que va tornándose trillado, pues en las cuatro entregas se le muestra en soledad y sin la posibilidad de encontar su complemento amoroso; a la manera de un James Bond shanghaiano. 

Qiu Xiaolong, es actualmente un escritor, crítico y traductor residente en Saint- Louis Misuri; reside ahí desde 1989, cuando tuvo que encontrar asilo político luego de verse señalado como partidario del movimiento de protestas de la Plaza Tiananmen, y para evitar persecución en su país de origen; sin embargo ha podido realizar visitas al país desde entonces para visitar a sus familiares.  

Sus novelas están ambientadas en la China de los años 90, en plena modernización industrial.

Publicar un comentario

0 Comentarios