Promovemos artistas y espacios culturales

test

Las más recientes

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 7 de febrero de 2020

/K/RTONES - Wilberth David Chacón Peña "Cuerpo de alquiler"

Fuente: Pexels.

Cuerpo de alquiler

Camina, caminante de las avenidas y calles de la amargura, sin rumbo, sin dirección, sola con la soledad, con muchos ojos de crítica alrededor, hablando, diciendo, juzgando, pero ¿qué podía hacer ella? Era su único trabajo, la vida no había sido una buena cómplice con ella. Sin duda alguna, aunque era su trabajo, no amaba lo que hacía. Pocas personas viven de lo que aman, más ella vivía de lo que odiaba, de lo que odiaría toda la vida.

Los ocasos de cada día, eran para ella la misma muerte venir a prisa, sin respetar quien era o cómo era. Falda corta, escote pronunciado, tacones de aguja, perfume barato y un lunar en la mejilla derecha, era el uniforme perfecto para llamar la atención de los transeúntes masculinos que caminaban por las calles después de culminar un día laborioso. No es mujer, es un objeto con precio, sin derecho a rebaja. De noche a madrugada, su jornada no era normal, pues era nocturna; la necesidad de mantener tres hijas y a su madre en cama, la obligaba a trabajar de lo única oportunidad que tenía.

Lentamente los días, los meses y los años pasaban y la salud de a poco se iba deteriorando, sin embargo, la preocupación del alimentar esas bocas, hacía que siguiera tan recriminado trabajo. Bueno, para muchos, ese trabajo era criticado. Lo peor, no obstante, es que era lo único que podía hacer y con lo que ganaba algo de dinero. Muchos hombres, clientes de ella, a los cuales les ofrecía su materia prima, se propasaban con ella, incluso lastimando su integridad física, pero era más su amor por la familia.

Durante el día no se quedaba de manos cruzadas, en la mañana trabajaba en algunas casas realizando limpieza, cinco casas por día, de 7 a 12 del mediodía; además, luego de pasar a traer a sus hijas al colegio y dejarlas en casa, por la tarde, realizaba el trabajo que realmente la llenaba, ser madre. Mucha gente que sabía su situación maternal, se preguntaba si acaso puede ser madre una mujer con un trabajo de esa reputación. Sin embargo, a ella el foco de aquellas críticas no le importaba, ser madre era el mejor trabajo, su verdadera vocación. Al terminar lo que verdaderamente la llenaba, se dirigía por la noche al trabajo del sustento diario.

Al pasar los años el cuerpo se deterioró, la fuerza no era la misma, y una enfermedad silenciosa acababa lentamente con ella sin darse cuenta. Su madre ya había muerto y sus tres pequeñas hijas habían crecido y, cuando por fin decidió dejar tan desafortunado trabajo, la enfermedad silenciosa había avanzado, tan complicada era su salud que tan solo pocos días quedaban de vida a tan noble mujer. ¿Noble? ¿Por qué noble? ¿Acaso el trabajo que ejercía, si puede llamársele trabajo, era noble y digno? No era el trabajo que ejercía lo que la convertía en una mujer noble, fue su corazón y las ganas de velar por el bienestar de su familia la que la convirtió en una mujer así. Hoy rosas secas son la compañía de esta mujer sobre su tumba, porque para la sociedad, siempre es más importante el título o las licenciaturas, que el corazón de cada persona.

Fin.

Wilberth D. Chacón Peña

26 años, Totonicapán, Guatemala.

Nació un 10 de junio de 1993 en el departamento de Totonicapán, es maestro de primaria urbana. Su trabajo como autor es conocido por medio de un club de escritura virtual, donde sus cuentos cortos, historias y poemas son leídos en España y algunos países de Sudamérica. Kilómetro 0 es su primer libro como autor, con historias cortas inspiradas en la sexta avenida de la zona 1 de Guatemala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas