Revista cultural y literaria centroamericana

Header Ads

Lo que le queda a la lengua española - RESEÑA

PUBLICACIÓN POR CLAUDIA FIGUEROA OBERLÍN / 22 DE ABRIL 2020 

Fuente: Pexels.

TOMADO DEL ARTÍCULO DE ARTURO PÉREZ-REVERTE

Hace poco más de dos semanas, salió una nota del escritor y periodista español Arturo Pérez-Reverte, titulado «Ahora le toca a la lengua española», tomando como punto de partida un 'tuit' que estaba mal escrito, un mensaje que le llegó y citó de esta manera: “Las reglas ortográficas son algo que la élite usa para pisotear al pueblo y llamarlo inculto”.

Siguiendo con este mensaje, vivimos en un período digital, donde cambiamos las palabras para expresar una emoción por una imagen, donde vemos tan normal el mal uso del lenguaje que pasamos desapercibidos los errores garrafales con las que nos comunicamos coloquialmente. Las redes sociales son, en cierta manera, una influencia y no nos damos cuenta que esto nos está afectando el derrotero de “las nuevas generaciones,” nos hemos programado para aceptar esta nueva forma del uso de la lengua que logramos entenderlo.

No podemos llamar inculto a aquellos que no siguen las reglas ortográficas y la sintaxis, estos son instrumentos para hacer llegar el mensaje que se quiere dar de una manera clara y precisa, de lo contrario, el receptor tendrá que averiguar lo que el emisor quiso decir. Por ende, una persona inculta no es aquella que no sepa leer ni escribir, como nos lo han querido hacer ver, sino aquella que, a pesar de su “ignorancia” (ya que todos ignoramos muchas cosas, pero no las mismas cosas, como dijo el científico Albert Einstein). A veces solo son personas que tienen conocimientos ancestrales que otros no poseen, conocimientos que se dan de generación en generación, pero también está el caso de aquellas que, a pesar de conocer de todo y saber hablar, leer o escribir, no comprenden lo que leen ni lo que escriben o hablan.

Se habla que la gramática, la ortografía y la sintaxis son temas de la "derecha política", porque todo derechista es machista, fascista, y los que buscan la libertad del pueblo son llamados de izquierdas en cuanto a postura política. Realmente, nada más alejado de la realidad, sin embargo, si está ligado al hecho que estos sectores de la política puedan tomar partido de esto. El escribir y usar bien el lenguaje no tiene nada que ver con ser de derecha o izquierda, sino de sentido común y formas de aprendizaje.

La lengua española es una lengua que se ha venido desarrollando durante siglos, desde el latín hasta la forma que conocemos el día de hoy (pasando por el mozárabe y el proto-castellano), y, aunque ha tenido muchos cambios durante la historia, estos comentarios hacen que se pierda, por decreto, eones de tiempo y evolución de más de 500 millones de hispanohablantes.

La RAE y sus academias tienen registradas las palabras propias de una localidad. Tomando en cuenta que muchos países que hablan español, han sido colonizados por España, por lo que, mucho de su léxico, tiene palabras que se combinan con su lengua nativa. Aunque se ha visto en esta institución reguladora del lenguaje que no se mantiene una postura firme en cuanto a ciertos temas que tienen que ver con el uso correcto de la lengua, no se le deja de lado para consultarle sobre significados, palabras y expresiones que, si hablásemos con los diferentes sectores de la sociedad, se comprenden mejor a través de un mensaje bien redactado, con el correcto uso de la gramática y la ortografía, que uno escrito y hablado solo coloquialmente; eso es un hecho.

Reflexionemos sobre cómo queremos comunicarnos para ser más asertivos con nuestras palabras. Es válido cuestionarnos sobre qué quiero decir y cómo deseo hacerlo. Eso sí, los cambios continúan y serán inevitables.



Escritora Claudia Figueroa

Publicar un comentario

0 Comentarios