Revista cultural y literaria centroamericana

Header Ads

Poesía: Etiqueta negra y otros textos de Emilio Paz

Etiqueta Negra y otros textos de Emilio Paz - El fonema

EXCLUSIVA PARA REVISTA LA FÁBRI/K/ / 18 DE AGOSTO 2020 

Graffti

Tiempo aproximado de lectura: 3:30 min

Anteriormente pudimos compartirles algunos textos del escritor limeño Emilio Paz, pueden encontrar los primeros textos en el siguiente enlace. Los textos que compartimos a continuación corresponden a la segunda parte; Agradecemos  a Emilio Paz por la confianza al compartirnos sus textos para difusión con el público centroamericano.

Pueden obviar el siguiente análisis y pasar directamente a la poesía: 

Son temas diferentes que se tratan en estos poemas; en Etiqueta Negra se abordan las diferentes etiquetas que se asignan desde nacer en la peruanidad; pero bien podría aplicarse a nacer en cualquier lugar de latinoamérica, las ideas que tomaremos, nuestros lugares de procedencia y preferencias nos enmarcan y nos encasillan; En deja vu presenta la vida como un vórtice de dudas y un intento por explicarse el sentido de la existencia. En No soy un Poeta, es la voz de quien escribe buscando no ser catalogado en las etiquetas de lo que suele asumirse como el ser y común del poeta. 

ETIQUETA NEGRA 

Si naces en provincia, eres cholo.
Si naces en Lima, eres soberbio.
Si naces en Lima Norte, eres naco.
Si naces en Lima Sur, eres drogado.
Si naces negro, eres esclavo.
Si naces blanco, eres puro.
Si naces mestizo, eres pobre.
Si naces en San Isidro, serás rico.
Si naces en San Martín de Porres, serás delincuente.
Si naces en La Victoria, ya te odian los de la U.
Si naces el Callao, todos se alejan de ti,
Si naces sin etiquetas, la sociedad te coloca alguna.
Si naces con etiquetas, la sociedad te quita alguna.
¿Paradójico?
Rosado, azul, negro y rojo.
Alianza, U, Sporting y Boys.
Heterosexual, homosexual, bisexual, transexual.
Religioso, ateo, agnóstico, gnóstico.
Nietszche, Kant o Heiddegger
Jerusalén, La Meca o Vaticano
Trump, Isabel II o Putin
Espiritual, yerbero, liberal y conservador.
Pituco y pobre. Alto y bajo.
Markham, Fe y Alegría y Pedro Ruiz Gallo
Ejército, Naval o FAP
Pedagógico de Monterrico, PUCP o UCSS
UNMSM, UNFV o UNAC
Izquierda o derecha. Ebrio o sano.
Marihuana, coca o nicotina
Caqueta, Metro o Mayorista
Estatal, particular o no escolarizado.
Si naces, ya tienes identidad, nacionalidad y etiqueta.
Siempre etiquetas, siempre todo.
Siempre etiquetas, pero ninguna de ellas
nos dice que somos humanos, que somos personas.


DEJA VU

Imaginemos que la vida es un vórtice negro.
Las aguas no dejan ver el fondo,
pero iluminan el camino.
Un ejército de luciérnagas agitan el aire
y dejan pasar las palabras necesarias.

¿Quiénes somos frente a este vórtice negro?

Dios se aproxima a la cueva,
se hace uno con las aves,
se quita el velo negro de la noche
y revela sus ojos color marfil.

Pero quién es este Dios que todo lo ve y nada escucha.
Porque son siglos que sigo esperando
escondido entre las malezas y los recuerdos.

Aquí, como un deja vu que se come los miedos de los niños
y los arroja sobre los torsos desnudos de los amantes.

La utopía de arropar los pecados en el corazón
es una locura de los ángeles
por querer aproximarse a Dios,
pero solo Lucifer se atrevió a increparlo
y dejar esa semilla de duda en los sentidos del hombre.

Ahora, dos mil siglos después, estamos aquí,
en medio de un desierto,
lleno de flores con aroma a engaño.

¿Quiénes somos frente a ese vórtice negro?

Somos Pi y G que se juntan para dar origen a la vida,
pero que terminan siendo consuelo de un Dios
que experimentó con los dinosaurios
y luego con los hombres.

Somos los números: irreales y necesarios.

Somos los pensamientos: giratorios y nefastos.

Somos las pasiones: pecados y animales.

Somos el deja vu que arroja ese vórtice negro en la playa
y que lo arroja desnudo,
tal cual venimos al mundo: sin números,
sin pensamientos, sin pasiones y, probablemente, sin Dios.


NO SOY POETA 

NO SOY POETA

No soy poeta.

No me pongas esa etiqueta monstruosa.

Los poetas son seres que comen almas
y las escupen sobre letras.

No me permitas ser un monstruo.

Los poetas escupen amores a la luna
y luego reclaman por preguntas sin responder.

Y no quiero ser catalogado como poeta.

Porque quiero ser un hombre libre
y no atado a palabras tan confusas.

Sin pensar en recibir premios o halagos
por escritos que pueden carecer de sentido

y que el mundo no perdona al leerlos.

No soy poeta.

Por favor, no me llames por aquel sustantivo
que es tan peligroso 
como la muerte.




Puede encontrar otros textos de Emilio Paz en Revista Kametsa 


Escritor Emilio Paz

Biografía del autor

Emilio Paz | Lima, Perú

Emilio Paz (Lima, 1990) Profesor de filosofía y religión, egresado de la Universidad Católica Sedes Sapientiae. Ha publicado Septiembre en el silencio (Club de lectura poética, 2016), Laberinto de versos (La tortuga ecuestre n°384, 2018) y La balada de los desterrados (Ángeles Del Papel, 2019). Tiene trabajos publicados en el Perú y el extranjero; algunos de sus textos han sido traducidos a inglés, portugués, francés, italiano, tamil y al uzbesko. Actualmente investiga sobre la relación entre poesía, estética y educación. 

Revista La Fabrik




Publicar un comentario

0 Comentarios