Revista cultural y literaria centroamericana

Header Ads

Tecnicas de escritura: Versos Combinados

 Andamiaje literario - Versos Combinados

PUBLICACIÓN POR PABLO BEJARANO / 30 DE SEPTIEMBRE 2020

Cartas viejas, antigua carta
FUENTE: MICHAL JARMOLUK

Si bien la secuencia de versos que tienen igual número de sílabas, contribuye de manera fundamental a que el poema tenga ritmo, no siempre un poema está hecho con todos sus versos de la misma medida. Hay diversas composiciones y estrofas donde se alternan dos, tres o más versos de distintos metros. Lo que sí es cierto, es que esta combinación no podemos hacerla arbitrariamente, sino atendiendo a la acentuación rítmica y la diferencia de sílabas entre los metros empleados.

 

Al combinar versos, se combinan regularmente uno de arte mayor, con uno de arte menor; esto porque en la combinación debe haber una diferencia considerable en el número de sílabas, por ejemplo, en los madrigales, las liras y las silvas que se combinan endecasílabos con heptasílabos; pero también suelen combinarse versos donde ambos son de arte menor, como en las estrofas de pie quebrado. ¿Cómo saber qué versos combinan y cuáles no? Esto los veremos por medio de los acentos.  Es decir, que para que un verso combine con otro, deben compartir un acento en la misma sílaba, regularmente el acento rítmico de uno con el estrófico de otro. Si el endecasílabo propio tiene su acento rítmico en la sílaba seis, combina con el heptasílabo, porque este tiene su acento estrófico en la sexta sílaba.  

Por eso es importante no caer en el error común de combinar un endecasílabo sáfico, con un heptasílabo, ya que el sáfico, al tener sus acentos en las sílabas cuarta y octava, no puede combinar con éste que lo tiene en la sexta. Podría combinar, sí, con el eneasílabo, cuyo acento estrófico recae en la octava sílaba, o con el pentasílabo que lo tiene en la cuarta. 

En el caso del endecasílabo que posee el acento rítmico en la sílaba quinta, combinaría con el hexasílabo. El endecasílabo dactílico, al tener sus acentos en la cuarta y la séptima, podría combinarse con el pentasílabo o el octosílabo. Cuando los dos versos son de arte menor, lo que llamamos pie quebrado, lo más común es que el verso más pequeño tenga la mitad de sílabas que el más largo.

La combinación más común es la del octosílabo con el tetrasílabo. Aunque en el arte menor, la acentuación rítmica no es obligatoria, a la hora de combinarlos, para un ritmo mayor, sería ideal colocarle un acento rítmico al verso más largo, para que combine con el acento estrófico del más corto, digamos acentuar el octosílabo en la tercera sílaba, para que combine con el acento estrófico del pentasílabo que lo tiene también en la sílaba tres.

A la hora de combinar tres metros diferentes, debemos seguir atendiendo estas normas, por ejemplo, podemos combinar un alejandrino, con un endecasílabo y un heptasílabo ya que todos poseen un acento en la sílaba seis. 


Veamos unos ejemplos:

 

8 Va paSANdo nuestra vida,

8 va acerCÁNdose a la muerte,

8 sin emBARgo nadie olvida

4 al hombre FUERte.

(versos ilustrativos)

 

7 Quiero hallar en tus BEsos

11 sabor a paraÍso, eternamente,

7 y entre tus embeLEsos

7 quiero que queden PREsos

11 mis ojos de miRAda transparente.

(Versos ilustrativos)

 

14 Va pasando la VIda sin alcanzar tus besos

11 y va quedando unime mi boca

7 por ser fiel a tu aMOR.

7 Se acrecienta el doLOR

11 y transforma mi PEcho en una roca

14 que traspasar no PUEde la luz de tu embeleso.

(Versos ilustrativos)



También te puede interesar otras publicaciones de Pablo Bejarano

Publicar un comentario

0 Comentarios