Promovemos artistas y espacios culturales

test

Las más recientes

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 5 de agosto de 2019

RESEÑA - Historia de las mini-procesiones en Guatemala

Renuncia de responsabilidad: las opiniones vertidas en la nota son responsabilidad absoluta del autor y no representan necesariamente la visión, opiniones o valoraciones de Revista La Fábri/k/; quien para la presente publicación ha cedido el espacio.

Dentro de las actividades existentes en Guatemala poco se ha documentado sobre las llamadas mini-procesiones. En otro artículo se expuso a qué se refieren y en qué consisten (RESEÑA - Las miniprocesiones: arte, devoción e historia RESEÑA - Historia de las miniprocesiones [Continuación]).

Al no existir documentos referentes a este arte, la página del Oratorio en miniatura inició una serie de publicaciones sobre el tema. Descubriendo cómo las redes sociales fueron captando otros pequeños movimientos artísticos sobre este tema. Muchos sacerdotes han confirmado que iniciaron su devoción haciendo estas andas.


Pero no solo sacerdotes, las procesiones han sido un medio comunicativo para expresar la fe. Tres detalles son importantes a resaltar. El decorado muestra un tema en particular elegido. Este debe delimitarse para poderse plasmar, y se debe saber qué recursos se tienen. En otras palabras, la persona debe saber qué desea trasmitir, cómo lo va a trasmitir y qué recursos cuenta para hacerlo.

En la actualidad, los recursos artísticos y materiales son tan variados, que el arte plasmado en los muebles procesionales es muy rico, las andas llegan a ser barrocas. Pero todo depende de la creatividad y el tema. Ahora bien, las procesiones hechas en miniatura, no siempre han tenido este tipo de materiales; como tampoco lo tuvieron las procesiones de la Cuaresma.


La primera mención que se hace sobre las mini-procesiones aparece en los documentos recopilados sobre la biografía de la Sierva de Dios Madre Teresa Aycinena (1784- 1841). Al no dar ningún detalle de cómo eran y cómo las hacía esta monja, cuando era niña, debemos especular sobre qué materiales pudo utilizar. El anda como mueble pudo haber sido cualquier tabla de madera, decorada probablemente con flores del jardín. ¿Habrá utilizado imágenes de barro, algún grabado, o ella misma la elaboró de forma artesanal?

Lo que sí se puede inferir es que ya desde esa época se hacían, si no es que mucho antes. Al igual que se especula sobre las imágenes, se debe hacerlo también sobre el decorado de las andas. Estas no tenían las reglas estrictas de las de Cuaresma. Así como las tradicionales posadas decoradas a criterio familiar, de igual forma también pudieron haber sido las decoraciones de estas mini-procesiones. Probablemente influidas por el rezado del 8 de diciembre con la Patrona Principal de la República, que en esa época ya no era un “altar” móvil, sino bella representación artística de un tema concepcionista.


La innovación de los recursos en las procesiones de Cuaresma pudieron ser una gran ayuda para que las mini-procesiones tuvieran más opciones sobre las imágenes que colocarían sobre sus andas. Teniendo en cuenta los turnos ya con la imagen litográfica de un Nazareno o una Dolorosa, estas pudieron ser incorporadas a las mini-procesiones, una vez los adultos las hubieran dejado de utilizar.

Desde 1917 hasta la aparición de las esculturas de yeso, es muy probable que las andas en miniatura hayan utilizado turnos y cromos. Puede ser que, en casos donde la imaginación y los recursos dieran esa opción, la persona haya realizado su propia imagen de forma improvisada.

Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas