Revista cultural y literaria centroamericana

Header Ads

Minificciones: el hambre como preocupación y como detonante parte II

Minificciones: el hambre como preocupación y como detonante parte II

EN EXCLUSIVA PARA  REVISTA LA FÁBRI/K/17 DE SEPTIEMBRE 2020


Estos microrelatos corresponden a la colección de textos escritos por los Minificcionistas Pandémicos, un colectivo internacional que se ha organizado en tiempos de crisis mundial para dar a conocer por medio de la palabra las problematicas que aquejan el mundo, un colectivo que cumple dos propósitos: motivar el arte como recurso de descarga y creatividad; y como unidad transformadora que presenta  problemas actuales para retar al lector a tomar conciencia y llevar cambios en su entorno vital. 


Niño con hambre
Fuente: Cottonbro



CAMILO F. CACHO.| ARGENTINA

Ni sobras

Siempre a nuestros pies. Con una mirada fiel y las patas levantadas en actitud de plegaria. Sabe que en algún momento llegará la recompensa.

El televisor habla de virus, contagios,  muertes.

Sus ojos lánguidos y su osamenta cada vez más marcada no comprenden  esas nociones.

Pero desde hace un tiempo siente chillar  las tripas que recitan un quejido de hambre que se une al nuestro.




ANGÉLICA SANTA OLAYA. | MÉXICO

Desacato

 

No salgas. Quédate en casa. Sal nada más por comida o medicinas. Usa cubrebocas. No te toques la nariz ni los ojos. No beses. No abraces. Mantén metro y medio de distancia con la gente. Lávate las manos. Ponte alcohol. Deja los zapatos fuera de casa. Limpia las suelas con cloro. Quítate la ropa al llegar a casa. Métela en una bolsa de plástico y ciérrala bien. Desinfecta las cosas que ingresaste a casa. Báñate.  Respira hondo y mantén el aire en los pulmones 10 segundos, exhala. Relájate. No te angusties. Pero, sobre todo, quédate en casa.  Mamá, tengo hambre. El lamento se repitió tres veces en pequeñas voces. Pequeñas como las escasas migas de pan que escaparon de la bolsa de papel arrugada y agujereada.  La mujer revisó el monedero. Tres pesos. Ni para un bolillo. Metió el hambre de sus hijos al bolsillo e, ignorando la cuarentena, salió a enfrentar la más urgente de sus angustias.

CAMILO F. CACHO.| ARGENTINA


(1976, Mendoza - Argentina) Es licenciando en Trabajo Social. Estudió Literatura Hispanoamericana en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo. Participa en forma continua de talleres de escritura creativa. Ha publicado en antologías y revistas digitales.



ANGÉLICA SANTA OLAYA. | MÉXICO


Ciudad de México 1962. Escritora, historiadora y maestra de Español (nivel básico y universitario) y de Creación Literaria para el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). Primer lugar en dos concursos de cuento breve e infantil. Autora de 13 libros de poesía, cuento, minificción y novela. Publicada en 61 antologías latino e iberoamericanas de minificción, cuento, poesía y teatro así como en diversos diarios y revistas nacionales e internacionales de América, Europa y Medio Oriente. Jurado de importantes concursos de poesía, narrativa y minificción nacionales e internacionales. Homenajeada en 2015 por la Universidad Autónoma del Carmen, Campeche. “Feisbuqueo, luego existo”, primer libro de minificción. Traducida al rumano, portugués, inglés, italiano, catalán y árabe.


Publicar un comentario

0 Comentarios