Revista cultural y literaria centroamericana

Header Ads

Técnicas de escritura: Hexámetro español

Andamiaje literario - Hexámetro español 

PUBLICACIÓN POR PABLO BEJARANO / 07 DE OCTUBRE 2020

Escritura, poetico
Fuente: andreas160578

Grande es la fama del hexámetro y sabido es por todos que las célebres epopeyas de los griegos y los romanos fueron escritas con este verso. 

Su dificultad es alta, por lo que resulta asombroso que la Ilíada posea 15,693 hexámetros, la Odisea 12,110 y la Eneida 9,896.

Los poetas de nuestra lengua y nuestro tiempo siguen admirando este verso del cual dice Rubén Darío: "rudo en mi oído escucho resonante/ el hexámetro rígido de Homero" y Borges: "Quiero saber de quién es mi pasado./ ¿De cuál de los que fui? ¿Del ginebrino/ que trazó algún hexámetro latino/ que los lustrales años han borrado?". 

Pero ¿en qué consiste el hexámetro? Bien, diremos que es un verso de origen griego que posee "seis unidades métricas" y que de ahí viene su nombre. Ha habido muchos intentos por adaptarlo a la métrica española (muchos fallidos y otros acertados) en que se transforman las sílabas largas de los griegos en sílabas tónicas y las sílabas cortas en sílabas átonas. 

De todos los intentos, uno que no se considera perfecto, por la falta de cesuras, pero que es de los más aceptados y a la vez más viable para el poeta de lengua española y que nos ocupa en este texto, es el que se compone de seis unidades métricas, compuestas de la siguiente manera: cinco dactílicos y un troqueo.

El dactílico, se basa en tres sílabas, donde el primera es tónica y las otras dos son átonas, y el troqueo en dos, donde el primera lleva acento y la segunda no. 

Es decir que la suma de los cinco dactílicos y del troqueo, hará que nuestro hexámetro español sea un verso de diecisiete sílabas con acentos obligatorios e invariables e las casillas 1-4-7-10-13-16, ejemplo:

Yo que no tengo tu gracia, tu astucia a la hora del verso,
yo que vacilo intentando el hexámetro fácil en ti,
busco la rima que logre alcanzarte, muy dentro de mí,
pero se siente pequeño mi mundo al mirar tu universo.


Tú que escribiste en la mente el poema más grande y diverso,
tú que le diste heroísmo a la guerra, tal vez baladí,
sigues viviendo en la playa y cantando muy lejos de aquí
donde celebro que des alegría a mi cosmos adverso.


Padre de Grecia, del mundo perínclito, Homero, te canto,
canto a la Ilíada que canta a Aquileo y a Héctor de Troya,
canto también la inmortal Odisea que tiene el encanto


de una reliquia que es bella y antigua, al igual que la joya.
Padre y poeta que Dios en el verso dio gracia de santo,
eres la magia que viene, nos toca y también nos arrolla.
(versos ilustrativos)

También te puede interesar otras publicaciones de Pablo Bejarano

Publicar un comentario

0 Comentarios