Revista cultural y literaria centroamericana

Header Ads

La simbología del color en el manto de la Inmaculada y la Bandera

El azul, la inmaculada y la bandera


PUBLICACIÓN POR ENRIQUE ALFARO / 20 DE AGOSTO 2020

Arte Imagen Inmaculada argentina y Guatemala

En algunas épocas los colores que se colocan sobre una obra de arte tienen un significado universal, que otros artistas copian y plasman en sus obras. Uno de los colores muy llamativos es el azul. Color que para los católicos es asociado a la fidelidad y a la Virgen María. Por alguna razón se vinculó de tal forma ese color con Ella, que es en los rincones cristianos es muy conocido.

Uno de las situaciones que tuvieron que enfrentar los artistas en la Edad Media era como plasmar la majestad y elegancia de esta figura; a la vez que lograra resaltar frente a otras figuras. Los colores tampoco eran tan variados como ahora, así que cuando en el siglo XIII llegó el lapislázuli lo empezaron a utilizar para la Virgen. Era un color muy caro y escaso.

A esto hay que sumarle otras situaciones que fueron dando a que el azul sea un color de la Virgen. También nos encontramos con revelaciones de santos o personas piadosas que invitan al artista a que se adueñe de este color y lo utilice en la Virgen.

En Guatemala la representación de la Virgen se hizo con el azul y rosado, para escenas relacionadas a la infancia de Jesús, o escenas alegres como la resurrección. Mientras que el azul y rojo para las obras donde el dolor fuese intenso como la pasión y muerte de Jesús, más tarde agregaran también el morado y el negro. Pero una advocación se fue desligando de estos colores, cambiando su tunicela rosada o roja por una blanca: la Inmaculada Concepción.

Se afirma que fue Santa Beatriz de Silva quién popularizo el color azul y blanco para la Inmaculada. Los artistas en un inicio utilizaron el rojo y azul, como si fuese la representación de un reflejo intenso de luz y de oscuridad. Pensando en el capítulo 12 del Apocalipsis donde la luna y el sol rodean a una mujer. El rojo fue sustituido por un dorado y este por el blanco.

A esto se suma la campaña inmaculista de España por propagar la creencia hasta convertirla en dogma. Esto hizo que los colores relacionados a la Inmaculada fuesen muy marcados por azul, blanco y azul. Incluso en esta diplomacia inmaculista se crea una orden o distinción, con una banda azul, blanco y azul que se le llama “Orden de la Inmaculada” (1771).

Los reyes de España también la hicieron suya al usarla muchas veces como banda real, para identificar su cargo con la devoción y la creencia de este dogma. Así que el “marketing” utilizado en popularizar esta creencia rápidamente se fue extendiendo por toda América, al punto que la forma que se representaba a la Inmaculada era siempre con estos colores.

Las banderas en muchas fiestas marianas, eran azul, blanco y azul. Tal vez inspirados en que la orden o el reconocimiento creado por el rey Carlos III llevaba esos colores y era en honor de la Virgen. 
De América, fue la Virgen de Luján (una escultura de la Inmaculada Concepción) que dio origen a la bandera de Argentina con el azul y blanco de esta devoción. Resalta allí el testimonio del Padre Salvaire que no conoce ese detalle y asocia con la limpia concepción de María. Otros investigadores presentan que el azul y blanco de la bandera Argentina es consecuencia de un estandarte presentado en batalla. E incluso hay quienes afirman que está tomado de los reyes de España y del patronazgo que la Inmaculada tiene sobre España y la América latina.

Y estos colores también impresos en la bandera de Guatemala, generan muchas leyendas, relatos, conflictos donde cada persona no parece estar clara en de donde provienen estos colores. La primera bandera de Guatemala del año 1823 presenta tres franjas horizontales, en azul blanco y azul. A excepción del escudo da la impresión de ser una bandera Argentina. Pues Manuel José Arce recuerda que esa bandera es símbolo de libertad y la adopta.


Bandera de Guatemala
Bandera de la República de Guatemala 

Así el 20 de febrero de 1822 se bendice y jura la nueva bandera. Sin saber o sabiendo que Belgrano había utilizado esos colores por la Virgen en su Inmaculada Concepción, la Federación tenía un símbolo religioso como patrio.


Pasaron muchas situaciones, en las que los colores cambiaron de un celeste a un azul intenso, si las franjas verticales o bien horizontales. Hasta que en 1871 el presidente García Granados, como una oposición al régimen conservador elimina los colores rojo y amarillo que se habían agregado a la bandera. Dejando nuevamente el azul y blanco. De esta forma se vuelve a la bandera que utiliza el azul y blanco en honor a la Inmaculada.

Otras personas han insistido en que la bandera de 1871 fue adoptada por los liberales, al verla ondear por un devoto. Les gusto tanto que la toman como símbolo, sin saber que era una expresión de fe a la Inmaculada en contra del gobierno liberal. Esta leyenda aunque parece que no tiene fundamento histórico coincide con la primera vez que se ondea la bandera fue un 8 de diciembre. 

El doctor en historia Javier Olivera, menciona también la conexión de la bandera de Guatemala con la Inmaculada Concepción. Mientras que en San Marcos aluden a que Justo Rufino Barrios intervino probablemente para que la bandera fuese en honor a la Inmaculada. Si esto fuera cierto, aún conservaba un espíritu religioso o al menos una gratitud a la Inmaculada, que con el paso del tiempo pierde hasta convertirse en perseguidor de la Iglesia.

Sea por la razón que fuere, la bandera tiene un origen muy estrecho con la devoción a la Inmaculada, y a su vez los colores son un reflejo de los artistas para trasmitir la pureza y la fidelidad de la Virgen concebida sin pecado. Ya que fue una tarea muy ardua, la de estos, por intentar trasmitir un mensaje en el arte que es muy abstracto para realizar.

Publicar un comentario

0 Comentarios